post-title Hidrodermoabrasión con puntas de diamante https://abcestetica.es/wp-content/uploads/2018/01/abc-estetica-tratamiento-facial-punta-diamnte.jpg January 30, 2018 yes no Posted by
Categories:
Hidrodermoabrasión con puntas de diamante
301 visitors
Posted by
Categories:

Hidrodermoabrasión con puntas de diamante

Factores como la herencia genética, el paso del tiempo, el envejecimiento, el daño del sol, las cicatrices, el acné y la dilatación de los poros, entre otros, contribuyen, a la aparición de arrugas faciales y una textura, poco tersa, de la piel del rostro.

La piel consta de dos capas iluminadas: epidermis (capa externa) y dermis (capa interna).

La epidermis, actúa como la defensa primaria de la piel contra el medioambiente, es la que primero se estropea, perdiendo su tersura.

La dermis está compuesta, fundamentalmente, por tejido colectivo: fibras de colágeno y elastina. Estos elementos forman una red que provee a la piel de estructura y elasticidad. Cuando esa red se va deteriodando o se rompe, es cuando empezamos a ser conscientes, básicamente, del paso de los años.

La hidrodermoabrasión, es uno de los procedimientos cosméticos, no invasivos, más populares de la actulidad. Se trabaja con agua y partículas de polvo de diamante, incrustadas en el extremo de un manípulo, haciendo la función de subción. En esta subción, la función de las partículas de diamante van quitando células muertas, a la vez que va haciendo drenaje linfático, mejorando la circulación de piel, a la vez que elimina y quita las células muertas. Su potente acción atenúa también las manchas cutáneas, mejorando y tratando la piel en una sola sesion.
Realmente esta acción, limpiadora, lo que hace es quitar capas, dañadas, de protección de la propia piel regenerando su tejido.

El agua, junto con las puntas de diamante, va haciendo una abrasión. Al trabajarlo con agua, podemos aplicar sueros y/o vitamínas específicas, a saber, para trabajar las manchas, cerrar poros, atenuar arrugas, reafirmar, hidratar… Enriqueciendo el propio tramiento más, si cabe.
Es decir, el agua hidrata y la punta de diamante exfolia. Esta potente combinación, permite llegar de manera más profunda, a las capas más dañadas.

El proceso es mecánico, enfocándose, en todo momento en el área que se está tratando.
Después de realizar este tratamiento, siempre hay que proteger la piel con un protector solar y no es recomendable la exposición solar en los 5 primeros días.

En abecestética, adecuamos cada tratamiento, a las necesidades de cada piel. Los efectos son espectaculares y provocan, en cada cliente, una gran sonrisa de satisfacción.
¿Te apetece probar? Haz clic aquí.

Carmen Quintana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *