post-title Bronceado perfecto y duradero https://abcestetica.es/wp-content/uploads/2020/07/Slyder-abc-de-bronceado-2020.jpg July 7, 2020 yes no Posted by

Puede parecer obvio, pero, no lo es.

En abcestética nos preocupamos por ti, por eso, todos los servicios que tenemos en nuestra carta de belleza llevan incluidos una sesión de consultoría, en la que primero escuchamos tus inquietudes antes de asesorarte y aconsejarte sobre cómo debes cuidar tu cuerpo, tu rostro o tu cabello.

Si te gusta tomar el sol, broncearte, cuidar la piel y conseguir que ese color se mantenga durante más tiempo, este texto es para ti 😉.

Lo primero de todo es preparar la piel (la piel del cuerpo y el rostro) para una buena exposición solar. Este es un hábito que deberías tener durante todo el año, no sólo en la época estival. Te recomendamos una primera exfoliación corporal intensa en cabina, acompañado de un mantenimiento habitual en casa. La exfoliación corporal intensa se realiza en todo el cuerpo, deja la piel libre de células muertas, limpia, hidratada y preparada para la exposición solar.  Además de aportar bienestar a tu mente gracias a ese ratito de desconexión que todos necesitamos.

Lo segundo. Usa SIEMPRE protección solar.

Diferencia cara y cuerpo y utiliza un protector específico para cada zona. Selecciona productos de calidad, recuerda que el resultado de tu exposición solar va a convivir contigo durante mucho tiempo (aún cuando el moreno desaparezca). La piel tiene memoria a largo plazo.

Existen muchos productos en el mercado. Entre nuestra selección de preferidos te recomendamos:

Lo tercero. Elijas el producto que elijas, recuerda: pantalla total en facial SPF50. En cuerpo (en función de tu piel) lo puedes ir variando. Empieza  siempre con un factor de protección alto y nunca menor de 15. Una vez que hallas ligado una base de moreno, puedes usar un bronceador más intenso con algo menos de protección solar, recuerda, nunca menor de 15, y sólo, en aquellas zonas en las que cuesta un poco más conseguir el moreno, como son las piernas.

Protección ¿aceite o crema? Te dejamos un enlace por si te quieres enredar un poco más en el tema.

Cuarto. Sal protegid@ de casa. Nunca apliques el bronceador facial sin antes haber realizado tu rutina habitual de cuidados, es decir: 1º) lava tu rostro; 2º) Aplica tu rutina habitual: serúm, contorno e hidratante y déjalo penetrar un momento mientras te pones el bañador y el bronceador corporal; 3º) Aplica el bronceador facial.

La primera exposición del día es vital que la hagas bien, es decir, totalmente protegid@. Sal de casa ya preparad@, tú y todos los demás.

Quinto. Aunque la mayoría de las firmas cosméticas se afanan en decir que los efectos del bronceador se conservan después del baño… Obviamente “dependerá del baño que te des”. No es lo mismo “mojarte que bañarte”. Mejor sé prevenid@ y vuelve a aplicar producto.

Visita nuestro Nuevo Centro de Estética en Getafe

Te bañes o no. Te mojes o no. La Crema se absorbe y deja de hacer de efecto pantalla protector. Por eso es importante volver a aplicar producto. Estos son los tiempos medios de la duración del factor de protección solar en la piel, pueden variar dependiendo del tipo de piel y de la marca cosmética que uses.

Sexto. El tiempo de exposición solar… Partiendo de la base de que el abuso solar puede pasar factura a corto plazo: quemaduras,  enrojecimiento de la piel y más. A largo plazo: eritema solar, cáncer, envejecimiento de la piel… “Pasamos de puntillas” por este tema porque sabemos que los adictos al sol sois much@s. Únicamente te pedimos que te protejas y que no estés en “modo lagartija” todo el día. Combina sol y sombra, paseos, baños… Y no olvides hidratarte continuamente.

Séptimo. Ducha de agua dulce a temperatura media e hidratación corporal. Imprescindible para limpiar y calmar la piel después de la exposición solar.

La misión del after sun, no es solo la de aliviar la piel después de la exposición solar, sino también la de hidratar, regenerar, calmar y mantener el bronceado por más tiempo. Recomendamos que entre sus componentes esenciales esté el Aloe Vera. El aloe repone parte del agua que nuestra piel ha perdido durante la exposición solar, regenera la piel y posibles quemaduras que se hayan podido producir.

Cuando te sea posible (y siempre que no tengas quemaduras solares), recomendamos que exfolies tu cuerpo en la ducha, para ello puedes recurrir un suave granulado que además de limpiar te aportará bienestar y aroma, o, usar un guate de crin SUAVE. Esta exfoliación, siempre que sea suave, la puedes hacer una vez cada dos días. Tanto en rostro como en cuerpo, usando siempre productos adecuados para cada zona.

Octavo. Una vez finalizadas las exposiciones solares (o las vacaciones). Te recomendamos acudir a abcestética para realizarte una exfoliación corporal intensa con hidratación profunda. Liberarás la piel de células muertas y garantizarás por más tiempo la prolongación del bronceado. Además de aportar bienestar a tu mente gracias a ese ratito de desconexión que todos necesitamos.

RECUERDA:

✏️No todas las pieles se broncean igual, ni adquieren el mismo tono.

✏️Puedes llegar a usar en tu rutina diaria solar hasta 3 bronceadores diferentes (cada uno de ellos para zonas específicas). No lo veas como un gasto, puedes compartir la mayoría de los productos. No guardes los productos abiertos para la próxima temporada porque habrán perdido gran parte de sus principios activos.

✏️Los bronceadores te protegen del sol y son de obligado uso.

✏️Los bronceadores protegen, pero, ensucian la piel. No descuides tus rutinas de belleza habitual. No sacrifiques tu hidratante facial por un bronceador, ambos tienen que convivir juntos.

✏️No por estar más horas al sol ligarás mas bronceado. Date tiempo y ten paciencia.

✏️Estos cuidados son perfectamente aplicables tanto para mujeres como para hombres

Ya sabes… “Bajo la piel que ves está la piel que deseas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *